dimarts, 5 de novembre de 2013

DOMINGO DE NOVIEMBRE VISTIÉNDOSE PARA DICIEMBRE


Hoy han cortado la calle.
Han puesto una escalera gigante
y han empezado a colgar aquellas luces;
aquellas que me arañan el corazón
y escupen tu ausencia
en cada reflejo de cada escaparate.

3 de noviembre de 2013

15 comentaris:

La chica de los chicles ha dit...

La navidad es una época feliz según la gente típica, para los enamorados o caídos en guerra es una fecha bastante más íntima...Hay a quien le hace daño y a quien le da fuerzas. Que irónico.

Kriza ♥ ha dit...

Que bonita entrada, y que bonita forma de expresarte tienes :D
Te sigo, y espero que puedas visitar mi espacio http://eldiariodedanielamay.blogspot.mx/
Saludos n_n

Isa Motos. ha dit...

Tus palabras duelen por su sencillez, por su verdad y por el modo en que tienes de contar cualquier historia tan común y corriente y, a la par, hacerla especial...
Como siempre, un placer leerte.
:)

Marina Morell ha dit...

Me gusta ver la navidad como algo mágico. Siempre ha sido así. Prefiero ver la magia, y no el consumismo que hay detrás... es una época en la que, por lo menos, se anteponen los niños a la realidad.

Anònim ha dit...

Cuando se tiene tan cerca una ausencia, una pérdida irreparable, duelen las celebraciones cuyo eje fundamental, se supone q es la unión. ¿Como puedo mantenerme firme, si me falta una pierna? No, no me pidais eso tan pronto. Muy buena entrada Joan. ..como siempre. Abrazos de P.

Vivian ha dit...

Precioso! (Los versos) Bue, usted tiene su encanto también jaja.
Siempre existirán esos detalles que nos acercan a alguien, siempre es lindo escribir para quien fue capaz de despertarlos. ¿Sabes? A veces también se vale luchar Joan! El verso nos alivia el alma, pero no nos devuelve lo perdido! ;)
Te mando un abrazo, sí, en vez de un beso. Creo que alguien lo anda necesitando.

BEATRIZ ha dit...

oh, espero que sea leve, que la escalera lleve a otras órbitas más alegres para ti.
Diciembre también es complicado para mí. Estoy más lejos que nunca.

Abrazo a distancia.

Liba ha dit...

Seguiremos poniendo peldaños y pasaremos de largo las luces... hasta las nubes!

Desde allí las nostalgia de los reflejos será más tenue.

Me encanta tu taller.

Un beso.

luna ha dit...

duros días para aquellos que caminamos con ausencias en los bolsillos,las masas de gente arropan nuestras agonías en el silencio del anonimato.

mil petonets

Carlos ha dit...

Buenísimo, como siempre.

Lunática ha dit...

¡Ay! ¿Ya comienzan los preparativos?
Espero que el destello de esas luces traiga la alegría necesaria para aplacar el dolor de aquella ausencia.
¡Abrazo, Joan!

N ha dit...

La navidad es una época del año que afecta a todo el mundo, sea para bien o para mal.
Yo prefero considerarla como algo mágico, una excusa para ver a las personas más importantes de tu vida, para celebrar cualquier cosa insignificante.
Son fechas llenas de recuerdos (tal vez por eso haya gente a la que no le guste jajaja).

Como siempre, tu poesía me encanta.

¡Un besín!

Anabella Macció ha dit...

Hola, he vuelto por aquí tras largas y necesarias ausencias; un placer encontrarte de nuevo aquí. Besos

Oski ha dit...

Te he conocido gracias a una recomendación de David Moya, me alegro de haberle hecho caso :-)

La navidad es feliz para algunos, pero para los que lloran (o lloramos) ausencias es una época de nostalgias.

Salud, me pasaré por aquí a menudo.

Dcamps ha dit...

Este pequeño poema es enorme. Otras luces cuelgan por las calles de mi ciudad, o quizás no, quizás sean las mismas. Te doy toda la razón en ello, las jodidas arañan el corazón.

Me voy del taller con un frase dando vueltas en la cabeza: "La vida de princesas no es apta para poetas". ¿Alguna vez dejaré de rescatar damiselas en apuros? ¿Para qué?

Te mando un fuerte abrazo, Camps. Pasaré por aquí antes de las fiestas, para dejar mi saludo y deseos para el año nuevo que se asoma.