dimarts, 3 de desembre de 2013

ÚLTIMA LLAMADA

Vuelvo al Taller. Los recitales y su preparación me roban el poco tiempo libre que me deja el trabajo. Últimamente he estado acompañando a David Moya en su concierto en La Fada Ignorant (Andorra La Vella) y en un colegio de Sabadell, apoyando el bonito proyecto Cantautors al pati de l'escola. También sigo presentando por bares y rincones el disco-maqueta de poemas musicados El equívoco del poeta, con mi hermano emocional Mike LaMotta. Y hasta hemos estado en la radio hablando del proyecto!! Así que como ven, noviembre ha sido un bonito mes, muy completito!

Hoy os dejo por aquí un poema aún inédito en el blog pero que ya tiene casi tres meses de vida. Habla de aquel momento en que ves como la relación con tu pareja está a puntito de romperse, que pende ya de un hilo muy fino... y haces una última llamada. De socorro, buscando la salvación de todo aquello que fuisteis. A ver que os parece!! Un abrazo fuerte!



Aquella era la última llamada a embarcar
en el viaje de estar juntos.
Intenté que te dieras cuenta,
pero creo que tu estabas distraída viendo aviones pasar.

Me hubiera gustado tanto que me escucharas.
Hubiera sido tan feliz si me hubieras entendido,
aunque sólo fuera por un momento.

Pero está claro que las palabras no son lo mío
y fui incapaz de hacerte ver 
que seguir así nos arrojaba al vacío,
que era ir a toda velocidad en una vía muerta.

Dejamos caducar la magia;
yo construyendo huidas y futuros,
tu encerrada a calicanto en tu presente.

Y los poemas del salón
cada día estaban más marchitos.



11 de septiembre de 2013

10 comentaris:

Anònim ha dit...

Guau Joan, me da la impresión que tu poesía está dando un giro inesperado. Este poema delata nuevos horizontes y me gusta. Entiendo que hablas de la frustración, del desencuentro, pero no con rencor, sino desde la perspectiva del tiempo que todo lo aplaca, con la melancolía de lo que pudo ser y no fue, porque la otra parte no fue capaz de verlo. Me ha gustado mucho mucho (Este para libro). Abrazos fuertes. Pilar.

Isa Motos. ha dit...

Muy bien conseguido ese momento antes de desmoronarse, justo cuando parece que por más señales que trates de dar, no hay manera de hacerse entender... Sobre todo me han calado los primeros versos, muy, muy buenos, todo un reflejo de esa situación en un par de frases... ¡menuda forma de volver al Taller!
Ánimo con todos tus proyectos, ¡que ya son unos cuantos! :)

Liba ha dit...

Nunca hubiera pensado que la magia caducara... Qué bueno eres, poeta!

Y enhorabuena por todos tus proyectos, salud y suerte!

Un beso, Joan... sin mirar para otro lado.

Oski ha dit...

Bien descrito ese momento. Se te queda el regusto amargo en la boca, que es lo único que se siente en esos momentos...Arjona lo cantaba en "como duele"

A veces es más fácil dejar que el buque se hunda que intentar reflotarlo, por eso, tristemente, la mayoría eligen la primera opción.

Salud.

BEATRIZ ha dit...

Es sabido que las mejores cosas de la vida nos llega casi siempre cuando estamos distraídos.
Un placer leerte.

Saludos y en hora buena con todos tus proyectos!

Paula. ha dit...

Primer de tot l'enhorabona!! Me'n alegro molt de que tot vagi tan bé :)Molt xulo el poema, em sento identificada i això fa que m'agradi més. La magia caduca, però sempre acaba tornant, per un lloc o per l'altre... perquè si no ha caducat per part teva sempre acaba apareixent quan menys t'ho esperes!! et segueixo llegint :)

petons!

Marina Morell ha dit...

Quin poema més trist, Joan... :( Tot i així, ets un crack!

Molts petons :)

Iréz ha dit...

Sé que hace mucho que no escribo, ni que doy señales de vida en mi propio rincón. Pero prometo volver prontito :)

Veo que sigues haciéndote grande, me alegro mucho.

Sigue así, una abrazo :)

N ha dit...

Tu poesía siempre consigue emocionarme. Eso sí, debo discrepar en lo que has dicho de que "las palabras no son lo tuyo". Tienes el don de la palabra, y la verdad es que es muy difícil encontrar a personas que sepan expresarse tan bien y con tanta belleza.

¡Un besín!

Manndarina ha dit...

Acabo de descubrir tu blog, y tengo un nudo emocional justo aquí que no me deja ni respirar.